El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, contestó con firmeza a través de sus redes sociales a declaraciones de Mario Grinman, presidente de la Cámara Argentina de Comercio

Grinman había asegurado no tener “ninguna duda que va a haber desabastecimiento de algunos productos cuyos precios se vieron retrotraídos a octubre, si eso supone pérdidas” y que muchos pequeños almacenes tendrán dificultades para mantener los precios congelados hasta enero del próximo año.

“Ni amenazas a los argentinos y argentinas ni desabastecimiento. Lamentamos mucho este tipo de amenazas que no son a un Gobierno ni a una política, sino al Pueblo argentino” escribió el funcionario, en respuesta a los dichos del presidente de la Cámara

“Venimos de un tiempo muy duro y estamos tratando de salir adelante poniendo todos un poquito para que la Argentina se vuelva, definitivamente, social y económicamente sostenible. Siempre estaremos abiertos al diálogo y a la negociación, pero no en estos términos” agregó Feletti a través de su cuenta de Twitter.

El funcionario afirmó además que la política de precios tendrá como objetivo “bajar el peso de la canasta básica alimentaria en el salario”, y consideró que la medida que retrotrae y congela los precios de más de 1.400 productos de consumo masivo “es un paso” en esa dirección.

En otras declaraciones, Feletti señaló que “se repite como un mantra que los controles de precios no han servido”, y se preguntó si “los planes de estabilización monetarios y fiscales sirvieron”.

Con la convertibilidad tuvimos dos dígitos de desempleo durante seis años. Los controles de precios siempre sirvieron para expandir el consumo”, sostuvo el secretario de Comercio Interior.
También aseguró que no se están “proponiendo medidas que puedan dañar el plan de negocios de alguna empresa”.

“Estamos diciendo que viene un proceso de expansión de consumo. Vienen las fiestas, fin de año. Dejemos que el pueblo pueda consumir”, indicó el secretario para luego remarcar: “Yo soy peronista, creo en los acuerdos sociales, creo en la forma de encauzar la puja distributiva en un acuerdo”.

Para concluir aseveró: “Puesta la puja distributiva, yo no tengo dudas, me paro del lado de los trabajadores; de eso no quepa la menor duda”