En la carta que compartieron a través de las redes sociales, las autoridades del Club Villa Dora, explicaron que les hicieron muchas promesas, pero ninguna ayuda concreta.

La sede de Villa Dora había sido elegida en julio pasado por el Gobierno de Omar Perotti para firmar un convenio, otorgando una asistencia económica a los clubes en el marco de la pandemia. En ese momento el propio gobernador había dicho que “los clubes están dentro de las prioridades”.

Hoy en Villa Dora explican que están “con el agua al cuello y nadie les alcanza un salvavidas”.

En la búsqueda desesperada de soluciones intentaron sostenerse vendiendo locro, pollos, pan, alfajores, pero nada alcanza. Además idearon un espacio de transmisión en vivo de los tradicionales Bailes de Villa Dora, respetando todos los protocolos para generar ingresos.

“Resulta que ahora tenemos que cerrar las puertas nuevamente”, se quejan. Y relatan que con la iniciativa, no sólo intentaban engrosar las flacas arcas de la institución, sino que además le daban participación a empresarios y grupos musicales.

Como salida desesperada, cuentan que decidieron rematar al mejor postor todos los trofeos, medallas, plaquetas y reconocimientos que en algún momento recibió el club.

En la nota agregan: “hoy parece que todos los políticos tienen los teléfonos rotos. Nos cansamos de golpear puertas y las nuestras cada día están más cerca de cerrarse”.

Y cierran con un agradecimiento a los integrantes de las subcomisiones, socios y colaboradores, porque “sólo ellos nos están ayudando a pelearla”.