La falta de espectáculos presenciales dejó muy herida a la escena de los recitales en el mundo; sin embargo, la imaginación de algunos artistas para buscar maneras de “salir de la burbuja” del distanciamiento con precaución los ha llevado a…¿meterse en burbujas reales?. The Flaming Lips llevó a cabo una idea que venía craneando hace tiempo, en la que su puesta en escena se combina con un método de protección propia y para con el público. 

La banda de Oklahoma realizó un recital en su ciudad, en el cual todos los miembros de la audiencia y los músicos estuvieron metidos en burbujas de plástico protectoras. Pero esa no fue la única medida de precaución para dicha fecha, ya que también se le pidió a los presentes que se mantengan con cubrebocas puestos toda la velada y que, en los momentos previos y posteriores a ingresar a las burbujas respeten el distanciamiento social. En tanto a la funcionalidad de las estructuras circulares, la banda explicó que las personas dentro pueden respirar sin dificultades durante varias horas. 

Los estadounidenses solían utilizar ese tipo de esferas en sus shows, en los cuales el cantante Wayne Coyne se arrojaba al público e interpretaba sus temas “surfeando” a las masas. “Creo que ese es el dilema por el que estamos pasando todos, si estamos esperando a que todo vuelva a la normalidad o estamos actuando para adaptarnos. ‘¿Cómo se verá el futuro? ¿Cúal es el futuro de la música en vivo?'” comentó el frontman en una entrevista.