Tras lo que fue un durísimo 2020, las clínicas y Sanatorios de todo el país están muy preocupadas por la sustentabilidad ante la crisis que sufrieron durante la pandemia donde sus costos aumentaron exponencialmente y los aranceles estuvieron casi congelados. La semana pasada hubo uan reunión virtual donde debatieron esta situación más de 1000 prestadores.    

Carlos Abraham, titular de Clínicas y Sanatorios, expresó que “la pandemia encareció los costos del sistema de salud en general. El año pasado, se produjo un desfasaje entre estos costos y los aranceles que pagaban las obras sociales. Para sobrevivir, el sistema tuvo una fuerte ayuda del gobierno nacional con los ATP (dos salarios mínimos) y alivios impositivos”.

Además, Abraham agregó que “desde este año, solo van a quedar en pie como ayuda del estado los repro (9000 pesos por empleados). Por lo tanto, este año necesitamos que las obras sociales ajusten los aranceles más de un 50%. Por ahora, las obras sociales nos dicen que no pueden hacer frente a esto”.  

“Nosotros en 15 días tenemos que pagar los sueldos de enero y hoy, la mayoría de los efectores privados está complicada para poder cumplir”, señaló el titular de Clínicas y Sanatorios.   

Finalmente, Carlos Abraham remarcó que “las provincias tampoco están ajustando los aranceles. No nos olvidemos que las obras sociales provinciales sostienen el 50% del sistema en el interior del país”.