La Municipalidad reparó las cubiertas, restauró la fachada del edificio histórico y se realizaron tareas en las salas expositivas de la planta baja. En total se invirtieron más de $ 3,5 millones. El intendente anunció que el 5 de marzo, el MMAV reabre con una muestra que inaugura la temporada 2021 y señala el nuevo rumbo de su política patrimonial.

A pocos días de la reinauguración del Anfiteatro del Parque del Sur, la capital santafesina recupera otro espacio cultural histórico, como es el Museo Municipal de Artes Visuales “Sor Josefa Díaz y Clucellas”. Durante el año pasado, la Municipalidad encaró la primera etapa de un plan de obras para el edificio que alberga al MMAV en la planta baja y a las dependencias del Museo de la Ciudad, en la planta alta. 

Hasta ese espacio ubicado en San Martín 2068 se acercaron esta mañana el intendente Emilio Jatón y el secretario de Educación y Cultura, Paulo Ricci, donde compartieron con medios de comunicación los detalles de las obras y el proyecto para ese museo y su política patrimonial. En este sentido, el mandatario local dijo que “el museo es un lugar muy importante para Santa Fe. Estuvo cerrado durante mucho tiempo, es hora de empezar a abrir la cultura de la ciudad”.

En tal sentido, Jatón indicó que “tomamos la decisión de arreglarlo porque había posibilidad de derrumbe y que se destruya mucho del capital pictórico que tiene Santa Fe”. 

En consonancia, el intendente repasó que hasta hace poco “entraba el agua por los techos;  la puesta en valor se empezó a hacer lentamente y hoy vemos los frutos de lo que es el Museo Sor Josefa que abre sus puertas nuevamente a partir del viernes. Muy pocos saben que hay más de 2.000 obras que pertenecen a la ciudad de Santa Fe, están dentro del museo y van a empezar a ser exhibidas nuevamente”.

Después de varios años sin mantenimiento, el edificio presentaba daños estructurales ocasionados por el deterioro de los techos y cubiertas. Por eso las tareas se enfocaron en la reparación e impermeabilización de ese sector y en la restauración de la fachada, que a partir de un proceso licitatorio fueron encargadas a la empresa Alamco S.A. y requirieron 2.885.640 pesos. 

El monto total de la inversión alcanza los 3.500.000 pesos ya que se avanzó también en el saneamiento de las salas expositivas del MMAV y en una serie de mejoras puntuales en la planta de luces, de cara a la reapertura del espacio prevista para este viernes a las 19.30 horas. El ingreso del público será por grupos reducidos, de acuerdo al protocolo sanitario, con recambios para que todas las personas que se acerquen puedan recorrer el museo.

Sobre esta reapertura de un espacio cultural público, a menos de un mes de la recuperación del Anfiteatro, Ricci indicó que “es la confirmación de que para la gestión municipal que conduce Emilio Jatón es una prioridad absoluta recuperar nuestro orgullo de ciudad, nuestros espacios públicos de convivencia y de ciudadanía, como por supuesto lo es el MMAV. Haber cumplido con las promesas asumidas al momento de iniciar la gestión, incluso con un año tan difícil como todos sabemos que fue el 2020 es la confirmación de ese horizonte”.

En detalle

Las mejoras se hicieron siguiendo el proyecto de la Secretaría de Obras y Espacio Público de la Municipalidad, que comenzó por atender el problema principal del edificio, afectado por las filtraciones de los techos, que comprometían el estado general de la estructura y hacían inviable la utilización de varios espacios, principalmente en la planta alta.

En la cubierta se limpiaron las chapas afectadas. Se hizo una revisión y repaso de clavaduras, limpieza y reacondicionamiento de canaletas, conversas y caños de lluvia existentes, además de colocar nuevos donde fue necesario. Se colocó pintura impermeabilizante para chapa, y se hicieron reparaciones de cargas y pintura.

En la losa de azoteas se removieron membranas y carpetas de losas existentes, se hizo limpieza en las losas y zócalos perimetrales, se sellaron las fisuras y se pintó con impermeabilizante. En los muros exteriores del lucernario, se removieron capas de revoques, se repararon las grietas, y se ejecutaron revoques completos para terminar con la aplicación de pintura látex exterior.

En esta etapa también se realizaron reparaciones en la fachada, donde se retiró vegetación que había crecido sin control en los balcones y cornisas, provocando numerosas filtraciones, el desprendimiento de revoques y piezas ornamentales. Para la restauración se retiraron las especies herbáceas, se removieron las capas de revoques sueltos, se sellaron fisuras y repararon revoques. También se restauraron y reemplazaron columnas balaustres deterioradas en la baranda superior, se reparó el dintel horizontal y se restauraron ornatos. Luego de una limpieza general se realizó la terminación con látex exterior.

Mejoras en la sala

A comienzos de este año, cuando la obra exterior estuvo avanzada, comenzaron una serie de trabajos puntuales en todas las salas de exposición del MMAV. Se repararon humedades de los muros, se reemplazaron paredes de durlock que por su estado no podían ser utilizadas para colgar obras en las muestras. Estas tareas se realizaron en todas las salas, a excepción del espacio que se encuentra junto a la Biblioteca Julio César Botta, adonde se trasladó el acervo del Museo de la Ciudad mientras se reparaban las cubiertas. Ese espacio cuenta ahora con un cierre provisorio hasta que los objetos puedan volver a trasladarse a la planta alta.

Además, se retiraron plafones y luminarias obsoletas que convivían con las que estaban en funcionamiento, se realizó una limpieza de la bandeja técnica de la luz de sala y se cambiaron luminarias led.

También se hizo una mejora en el sector de recepción del museo, donde se proyecta incorporar un mobiliario para la tienda de obsequios de la Asociación Amigos del MMAV, ya que no contaba con un espacio estable y cómodo para atender al público.

Finalmente, se pintó el cielorraso, que no había recibido mantenimiento desde la última reforma arquitectónica que incluyó las salas. Con un criterio museístico se decidió que la pintura elegida responda a una paleta neutra de grises y blancos. Las columnas de fundición, que estaban pintadas de color bordó, se restauraron y también se pintaron en color gris.

Celebrar nuestra historia cultural

La muestra que inaugura la temporada 2021 es “Remontar un río. Salones Litoral y Modernidad (1940/1980)”, una recuperación de la memoria de los Salones anuales de artes visuales municipales de la segunda mitad del siglo XX, que al mismo tiempo anticipa la política patrimonial que tendrá el MMAV, a partir de esta gestión de la Secretaría de Educación y Cultura.

En esta línea, Ricci indicó que esta propuesta “busca dar a conocer un recorrido de casi cuatro décadas del llamado Salón Litoral, que desde la actual gestión también se volverá a recuperar, con la valiosa obra que forma parte del acervo del Museo y que se fue conformando en las sucesivas ediciones de dicho salón regional”. Por eso la consideró “una forma de celebrar nuestra propia historia cultural apostando también a los nuevos alcances que este espacio se propone para los años venideros. Con nuevas propuestas, en diálogo con los artistas pero también con los colectivos, y sobre todo con un museo abierto para todas y todos, como debe ser con los espacios públicos”.  

Memoria y futuro

Por su parte, Nidia Maidana es jefa del Departamento de Museos de Arte, para ella, la puesta en valor del Museo de la Ciudad tiene un significado especial: “Realmente tenemos una inmensa felicidad. Luego del año pasado en el cual el Museo se estuvo poniendo en valor, poder abrir las puertas, poder encontrarnos de nuevo con el público habitual y los que los van a descubrir es una gran alegría”.

Asimismo, Maidana aseguró que “realizar esta muestra y la puesta en valor del museo es un trabajo mancomunado y la muestra tuvo el aporte de todos los trabajadores del museo. Si bien estoy a cargo del Museo, yo soy una trabajadora y estoy plenamente convencida de que la felicidad que yo siento es la misma que sienten todos mis compañeros, que trabajaron para que todos disfrutemos de este espacio”.

“Remontar un río…” reúne una selección de las obras premiadas en los 15 Salones Municipales de Artes Visuales, denominados genéricamente como Salón Litoral, que se realizaron entre 1940 y 1980, con una interrupción entre 1954 hasta aproximadamente mediados de la década de 1960. Además, cuenta con tres artistas invitados: Nanzi Sobrero de Vallejo y Andrés Dorigo, que fueron premiados en el Salón y continuaron su trayectoria hasta la actualidad; y el arquitecto Carlos María Reinante, quien aportó su mirada respecto al momento sociopolítico en que se fundaron los salones, plasmada en textos que conceptualizan y acompañan la muestra.