El área de Epidemiología de la provincia aseguró ayer que no se observa un incremento en los diagnósticos positivos de coronavirus en niños y adolescentes desde el inicio del ciclo escolar. El dato salió al cruce del pedido de los gremios docentes, que habían solicitado la suspensión de la presencialidad en aquellas localidades donde se constata un crecimiento de los casos confirmados de Covid-19. Según advirtieron desde Amsafé, la concentración de personas en los edificios escolares y el movimiento de niños en el transporte público contribuye a la aceleración de la curva de contagios de coronavirus.

El dato de Amsafé fue refutado por el área de Epidemiología, donde por ahora no ven señales para preocuparse. Es más, remarcaron que los niños menores de 14 años representan el 2,5 por ciento del total de casos confirmados de Covid-19 en la provincia, un porcentaje que se mantiene estable desde el inicio de la pandemia y que no sufrió modificaciones con el retorno de la presencialidad en las aulas.

Si se amplía el rango de edad, es decir se incluye a menores de entre 5 y 18 años, tomando todo el ciclo escolar, los casos confirmados representan el 6,5 por ciento del total.

“Es un número muy bajo que veníamos observando desde antes del inicio de clases”, explican los especialistas que vienen siguiendo de cerca el comportamiento de la curva de contagios.

En cambio, advierten que el rango etario donde sí se ve un crecimiento de los contagios es entre los 25 y 44 años, lo que muestra también que las personas mayores están protegidas por la vacuna y, además, mantienen las medidas de cuidado.

“Escuelas seguras”

“Estas cifras nos dan mucha tranquilidad para que las escuelas puedan seguir abiertas”, aseguran los profesionales de Epidemiología de la provincia.

Y si bien advierten que son varias las escuelas donde se han producido aislamientos de burbuja, tanto de estudiantes como de docentes, no se han dado casos secundarios o brotes en un aula, es decir a partir de ningún caso se verificó una cadena de contagios; lo que indica que los protocolos se están cumpliendo.

“Las escuelas son seguras y lo que vemos es que los contagios se dan fuera de la escuela, no es la escuela donde se contagian ni docentes ni alumnos”, aclaran.

El gobernador, Omar Perotti, se refirió ayer al tema de la presencialidad escolar durante el acto de entrega del final de obra del Centro de Operaciones Policiales de Rosario. En ese contexto, se refirió a la necesidad de extremar el cuidado para evitar contagios y no descartó “medidas más severas” respecto a las actividades en los colegios “si la situación epidemiológica lo amerita”.

Perotti recordó que la decisión de poner en marcha el calendario escolar y que maestros y alumnos vuelvan a encontrarse en las aulas, “hizo priorizar la vacunación de los docentes de nivel primario y secundario”. No obstante, destacó: “Más allá de todas estas precauciones, siempre hemos dicho que si el cuadro epidemiológico en algún lugar de la provincia amerita medidas más severas, eso puede llevar a la instancia de un accionar distinto en el tema escolar”.

Por localidades

La comisión directiva provincial de Amsafé solicitó el lunes al Ministerio de Educación provincial la suspensión temporal de las actividades presenciales “en las localidades santafesinas donde el aumento de casos se ha dado de manera exponencial en los últimos 14 días”. A través de un comunicado, consideraron que el aumento de casos de Covid-19 que se registraron en las últimas semanas en la provincia plantea un “escenario que debe considerarse de alto riesgo sanitario para toda la población”.

Frente a esto, advirtieron, es “imprescindible” cuidar la salud de los docentes, estudiantes, asistentes escolares y personal de comedores y comunidad” mediante una suspensión temporal de las actividades presenciales en las localidades en que el aumento de casos lo amerite.