Desde este viernes, y a partir de las restricciones decretadas por el Gobierno Provincial, kioscos y almacenes podrán atender al público hasta las 20. Es a partir de esto que solicitan, amparados en una resolución nacional, que el horario se extienda, al menos, tres horas más. Así lo transmitió Ricardo Mascheroni, de la Cámara de Kiosqueros y Almaceneros de Santa Fe.

“Hoy hay muy pocas cosas que alcanzan y pueden llegar a ser suficientes con respecto a la economía. Venimos de un año muy golpeado: nos llamó la atención el decreto de provincia. Nosotros somos declarados actividad esencial y desde el dia cero estamos trabajando para evitar aglomeraciones en las grandes superficies para evitar desabastecimiento, el traslado de la gente de barrios a las grandes superficies. Esta medida contradice todo lo que se había estipulado desde el Gobierno Nacional“, comenzo diciendo Mascheroni.

Con respecto a cómo funcionarán desde este miércoles, detalló que “a partir de hoy, el comercio de cercanía tiene que cerrar a las 20 horas. Nuestros rubros abren, generalmente, después de las nueve de la mañana. Hay una resolución nacional que dice que deben asegurarse mínimo trece horas de atención al público en locales que vendan productos de la canasta básica e higiene personal. El horario de las 23 horas es razonable: estamos pidiendo que el horario de comercio y de cercanía sea, en todos lados, a las 23 por una cuestión de un imprevisto. No tenemos problemas de acatar normas siempre y cuando sean razonables. Es una norma que va en desmedro del sector. Es un sinsentido. Creemos que es producto de que no nos han convocado a debatir ideas”.

Tenemos que rever esta situación antes del lunes: perdemos todo el fin de semana. Es una situación a resolver urgentemente. Independientemente que hagamos el reclamo a la Municipalidad, sabemos que es una decisión provincial. Queremos llevar tranquilidad al sector: estuvimos todo el año pasado hablando con presidentes comunales, gobernadores e intendentes para que los horarios se cumplan. Somos fuentes de trabajo a gran escala. El sector más importante que tiene el territorio nacional”, agregó.

En cuanto a las razones por las que reclaman la extensión de horarios, Mascheroni describió que “la gente no puede ir más temprano: nosotros tenemos ventas cuando la gente sale de trabajar. En el peor de los casos, la gente empieza a comprar vía internet. Las grandes estructuras comerciales son las que han capitalizado este tipo de ventas. No sería necesario que la gente se adecúe. Entendemos que es razonable, si un comercio abre a las 10, un plazo hasta las 23. Por lo general, muchos de los comercios están en sus casas o a pocas cuadras, por lo que no hay grandes desplazamientos”.