El ex ministro de Salud Adolfo Rubinstein aseguró hoy que hubo una “orientación ideológica” que “entorpeció” el proceso de la compra de vacunas contra el Covid-19, y pidió al Gobierno que aclare por qué “se cayó el acuerdo con Pfizer”.

“Hubo una clara orientación ideológica en lo que fue el proceso de adquisición de vacunas”, afirmó Rubinstein, y aseguró que por ese motivo se “entorpeció” la adquisición de vacunas en medio de “muchísimo ruido, sospechas y denuncias, con la falta de explicación del gobierno”.

“Todo lo que rodea lo referido a Pfizer tiene que ver con la falta de comunicación del Gobierno sobre por qué se cayó el acuerdo comercial”, enfatizó el ex funcionario, al reclamar que “el gobierno aclare” lo ocurrido.

En diálogo con Luis Majul, en el programa “Esta Mañana” por Radio Rivadavia, el ministro de Salud durante el macrismo lamentó que el Gobierno no haya escuchado el año pasado la propuesta de la oposición acerca de la implementación de un sistema de “cierres intermitentes” para evitar el nivel de contagios de coronavirus.

En ese contexto, aseguró que la falta de implementación de medidas con un determinado criterio “provocó que, en este momento, cuando sí se necesitan restricciones, la gente no esté dispuesta a tolerarlas”.

“En este momento son correctas las restricciones”, sostuvo el ex funcionario, pero aclaró que “se llegó a un punto que la gente no está dispuesta a acompañar las medidas”, tras considerar que “hubiera sido bueno un año de humildad” de parte del gobierno.

Al respecto, dijo: “Creo que lo que ahora está proponiendo el Gobierno con los cierres intermitentes, es algo que ya se había propuesto”.

Según recordó, la idea de la oposición era implementar “un sistema valvular intermitente” donde se pudiera “endurecer y flexibilizar las medidas de acuerdo a la trayectoria epidemiológica según la capacidad de respuesta del sistema sanitario”.

“De alguna manera, esto podía permitir ir liberando las restricciones en la medida que la curva se fuera aplanando y la ocupación de camas de terapia intensiva no fuera crítica”, afirmó Rubinstein, y sostuvo que por esa falta de previsión la gente “no tolera más” medidas, aunque sean muy necesarias.

Respecto a la provisión de vacunas, dijo que de cumplirse con las partidas que promete la Nación “empezaremos despacito a salir de un cuello de botella”, al expresar su esperanza de que “ojalá esto se cumpla” y “permita acelerar el plan de vacunación y llegar a la población de mayor riesgo de acá a un mes, lo cual sería muy bueno”.