Durante la madrugada de este jueves, mientras un móvil policial patrullaba barrio La Loma divisó a tres jóvenes que caminaban y uno de ellos portaba un arma de fuego. Tras la voz de alto de la policía, los hombres corrieron y se metieron en una casa.

La policía le pidió la autorización al fiscal de turno para poder entrar y cuando tuvo la orden, ingresaron a la vivienda.

Minutos después, detuvieron a tres jóvenes de 18, 19 y 20 años e incautaron una pistola calibre 32 largo, con balas en su recámara.