Luego de largas semanas con la ocupación de camas críticas fluctuando entre el 90 y 98% en la ciudad, la meseta alta de contagios posibilitó que se registre un alivio y ayer se alcanzó el 88% incluso debajo de la ocupación en la ciudad de Rosario.

Aunque ayer la ministra de Salud, Sonia Martorano, y el propio Gobernador Perotti, expresaron su temor ante un posible rebrote de contagio a causa de los festejos por el triunfo de la Selección Argentina por la Copa América que podría traducirse en aumento en la internación.

En los últimos días el Hospital Cullen tiene entre 3 y 5 camas críticas libres, “hacía más de dos meses que no teníamos esta posibilidad, eso da un margen para el accionar en la urgencia, en la emergencia para poder disponer de camas críticas sin necesidad de andar haciendo la cama crítica”, expresó Juan Pablo Poletti, director del efector.

Así mismo el nivel de ocupación continúa siendo alto, mientras que en la sala general hay camas covid libres pero crece el nivel de ocupación en el sector no covid. “Pese a que tres salas que eran covid, las volvimos a hacer no covid, el movimiento de gente, la patología invernal, infartos, ACV, muchas patologías que llevan a que las camas no covid empezaron a aumentar y lleva a una logística de la Dirección y el Consejo para definir cuándo va a ser la próxima sala que tengamos que hacer no covid porque quedan sólo 6 camas libres”