Integrantes de Comunidad por la Naturaleza decidieron realizar un “cordón humano” en la construcción del Aulario de la UNL en la Reserva Ecológica ubicada en la Costanera Este. La agrupación realizó cuatro abrazos simbólicos y reunieron más de 8 mil firmas en contra del avance de la obra, sin embargo aseguran que no obtuvieron respuestas por parte del Ministerio de Medio Ambiente.

“La acción busca que las autoridades den respuesta a la solicitud entregada formalmente hace más de 18 días. Exigimos al Ministerio de Ambiente y Cambio Climático que se haga presente en el lugar para que se celebre la audiencia pública que exigen las normas ambientales, se frene preventivamente la obra y se recategorice la misma que hasta el momento cuenta con categoría 1 (de bajo o nulo impacto ambiental). Las evidencias y pruebas acumuladas muestran al momento la violación de numerosas leyes y disposiciones provinciales y nacionales”, expresan en un comunicado.

Los trabajos comenzaron a mediados de junio y según informaron desde la Universidad, el edificio contará con 4.860 m2 de espacio cubierto y semicubierto que incluirá un Salón de Usos Múltiples para exposiciones y encuentros académicos, científicos y culturales; 22 aulas para educación inicial, primaria, media, grado y posgrado universitario; 3 talleres; 1 biblioteca; y sistemas de calefacción e iluminación de bajo consumo.