Entre este viernes y el fin de semana, todo indica que el gobierno provincial anunciará una marcha atrás de las actividades permitidas en el territorio. La necesidad de restringir la circulación, ya sea con cambio de fase o no, es materia de debate y discusión por estas horas entre las máximas autoridades.

La postura expresada por un grupo de expertos durante la reunión que tuvo lugar este miércoles, dejó en claro el planteo que se debe resolver con urgencia: los contagios están descontrolados, hay que frenar la circulación pero sin afectar demasiado la economía.

Perotti piensa por estas horas qué paso tomar y es por eso que se multiplican las consultas con los que saben sobre la pandemia. La idea en la que se para es “tomemos medidas que nos permitan limitar la circulación pero no frenar la economía”. Para eso, será obligatorio “cerrar” algunas actividades, el retroceso de fase está latente.

Ayer se reunió en Rosario el Comité Operativo de Emergencia Interministerial en Rosario, para evaluar la situación epidemiológica de la provincia. Los tres ministros que estuvieron presentes en la sala fueron el de Gobierno, Esteban Borgonovo, la ministra de Salud, Sonia Martorano, y el de Trabajo, Roberto Sukerman, más la vicegobernadora y ex jueza Alejandra Rodenas. Otros integrantes del gabinete participaron de manera remota.

Luego de la reunión, Rodenas habló en rueda de prensa y destacó que “estamos en el inicio del tránsito hacia el pico de casos de coronavirus”. Y consultada por un posible retroceso de fase o anuncios de más restricciones, no las descartó pero a la vez comentó que “estamos tratando de evitar un conflicto social”. Y añadió que “por el momento no estamos en condiciones de hacer ningún anuncio”.