Luego de que el proyecto para refinanciar la deuda con el FMI contraída por Mauricio Macri en 2018 obtuviera media sanción en la Cámara de Diputados, el oficialismo busca acelerar el tratamiento en el Senado, a dónde llegará para su aprobación definitiva la semana que viene, a días de que la Argentina entre en default el 22 de marzo por no poder hacer frente a un vencimiento de 2.800 millones de dólares.

Con esta urgencia, desde la Cámara alta, que preside Cristina Kirchner, citaron a la comisión de Presupuesto y Hacienda para el lunes a las 15. Al igual que ocurrió en Diputados, irán al Salón Azul el ministro de Economía, Martín Guzmán, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y la titular de la AFIP, Mercedes Marcó Del Pont. Todos estarán acompañados por otros funcionarios de sus respectivas carteras.

La intención del Gobierno es que en el Senado el debate en comisión sea rápido y conciso. Lo que pretenden es que solamente haya un día de intercambios (el lunes) y que el martes ya se firme el dictamen para sesionar el miércoles. De hecho, en la convocatoria a la comisión se especifica que el lunes se pasará a un cuarto intermedio y que la actividad se retomará el martes a las 14.

Para respetar este plan, solamente irán funcionarios a defender la iniciativa del Ejecutivo y no pasará, como sí sucedió en la Cámara baja, que vayan gobernadores, gremialistas y empresarios, entre otros.

Además, la idea del oficialismo es que haya un solo dictamen consensuado con la oposición. Luego de las arduas negociaciones ocurridas en Diputados, se espera que no haya más trabas desde Juntos por el Cambio para avanzar con el texto tal cual llega del recinto que preside Sergio Massa.

A pesar de esto, en el Senado aún reina la incertidumbre sobre si el Frente de Todos votará unificado o si habrá distintas posturas, como ocurrió con Máximo Kirchner y La Cámpora en la Cámara baja. Más allá de algunos senadores que no están de acuerdo con el entendimiento presentado por Alberto Fernández y Martín Guzmán, todo indica que la Vicepresidenta no operará en contra de la norma y que se conseguirán los votos necesarios para la sanción final.

Un primer indicio de esto es que en el oficialismo ya dan por descontado que tendrán los números para el quórum y para hacer un tratamiento sobre tablas de la ley. Además, luego de la modificación del proyecto a pedido de Juntos por el Cambio, se espera que la coalición opositora acompañe. Sin embargo, seguramente habrá discursos muy duros en el recinto contra la política económica del Gobierno.

La sesión en Diputados

Tras un debate de más de 12 horas, en la madrugada de este viernes el Frente de Todos logró darle media sanción por amplia mayoría al acuerdo con el FMI para refinanciar la deuda de USD 44 mil millones de la gestión de Cambiemos. La votación cerró con 202 votos positivos, 37 negativos y 13 abstenciones.

Luego de haber mantenido su posición en el más estricto hermetismo durante toda la tarde, Máximo Kirchner y los diputados de su espacio optaron por bajar al recinto a último momento. La Cámpora votó negativamente, al igual que dos legisladores de Patria Grande. El Frente de Todos tuvo 28 votos negativos y 13 abstenciones en sus filas.

También rechazaron el proyecto los diputados Libertarios -con fuertes discursos de Javier Milei y José Lus Espert-, los dos de la Corriente Clasista y Combativa, Ricardo López Murphy y los cuatro del interbloque del Frente de Izquierda.

En la previa, el Gobierno cedió a los reclamos de Juntos por el Cambio y eliminó de la redacción todas las referencias al programa económico diseñado por Martín Guzmán y negociado con el staff técnico del oficialismo. Los anexos que contenían el plan y las metas negociadas con el FMI quedaron excluidos del proyecto. Solo se aprobó el empréstito.

“Apruébanse, de acuerdo a lo estipulado en el artículo 75 inciso 7 de la Constitución Nacional y en los términos del artículo 2 de la Ley 27.612, las operaciones de crédito público contenidas en el “Programa de Facilidades Extendidas” a celebrarse entre el Poder Ejecutivo Nacional y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para la cancelación del “Acuerdo Stand By” oportunamente celebrado en 2018 y para apoyo presupuestario. El Poder Ejecutivo Nacional suscribirá, en uso de sus facultades, los instrumentos necesarios para dar cumplimiento a lo establecido en el párrafo precedente”, quedó redactada la norma que ahora será debatida en el Senado.