A lo largo del mes de noviembre, las carnicerías manifestaron una serie de incrementos en el precio de la carne que rondan el 14% en Santa Fe. Por lo tanto, el kilo de asado supera los mil pesos. Si bien han notado una disminución en la demanda, los clientes aún consumen carne.

“En lo que va del mes noviembre, la carne aumentó un 14%. El aumento más grande lo tuvimos hoy. Para mañana la carne aumenta un 9% más, o sea que se va a 1.100 pesos el kilo de pulpa”, afirmó Sergio, un carnicero en conversación, el precio es estimado dependiendo del lugar, de la calidad entre otras cosas.

“Aumentó un 14% el dólar blue, por tal motivo, la carne se cotiza todo en dólares porque se le da alimento en granos, los granos cotizan en la Bolsa de Chicago o Nueva York, por ende la carne va a aumentar porque aumenta el costo de la crianza”, explicó. En este sentido, Sergio expresó que el aumento “viene desde el principio, no de un intermediario”.

En cuanto a la demanda, el carnicero consideró que el consumo va disminuyendo y “pasa a ser un complemento”. “Se vuelca un poco al cerdo y al pollo, pero se termina cansando y compra carne. Lo que pasa es que en lugar de llevarse un kilo, ahora se lleva medio o un cuarto”, comentó.

Al ser consultado sobre próximos aumentos, señaló que el sector depende de las variaciones en el dólar, además de la demanda por las fiestas. “Fue un aumento muy grande en noviembre, diciembre del 2020 y en enero de este año”, comentó.