En una lista de ingresos por “acomodo” al Organismo de Investigaciones en 2018, figuran parientes y amigos del fiscal Jorge Baclini y de los diputados provinciales Maximiliano Pullaro y Juan Cruz Cándido. La revelación se produce a horas de que la jueza Carrara haya aceptado el pedido de los fiscales que investigan al ex ministro de Seguridad de duplicar los plazos para mantener reserva de sus actuaciones por “la complejidad” del caso.

“Primero tienen que ser planta del Estado, eso ya está hablado con Pullaro y Baclini”. Así, con esas palabras, un integrante del Organismo de Investigaciones contó cómo se armó la estructura judicial que hoy impulsa la causa contra Marcelo Sain. Los vínculos entre Pullaro y Baclini, cada vez más expuestos. En 2017, cuando era Ministro de Seguridad, se filtró una escucha en la que Pullaro le pedía al Fiscal General que averiguara por qué lo investigaban dos fiscales de Santa Fe.

Este jueves, la jueza de los Tribunales de Santa Fe Rosana Carrara emitió una resolución mediante la cual admite el pedido de los fiscales de la denominada “causa Sain” de duplicar los plazos para mantener la reserva de las actuaciones, dada “la complejidad de la investigación”. De este modo, Mariela Jiménez y Ezequiel Hernández podrán avanzar con el caso aún sin mostrar evidencias.

Así, se profundiza el camino de lo que se ha hecho hasta acá con una denuncia de la que sólo se conocen trascendidos periodísticos, de los cuales el propio fiscal Hernández señaló que “de ningún modo” se hace cargo, tal como le respondió al abogado Juan Lewis, que representa a Nadia Schujman y a otros ex funcionarios que trabajaron junto a Marcelo Sain, en una audiencia que se llevó a cabo esta misma semana en Santa Fe.

En este contexto, Rosario Plus pudo acceder a un audio revelador, que deja al descubierto la conformación arbitraria e irregular del Organismo de Investigaciones del Ministerio Público de la Acusación, desde el que surge la denuncia contra Sain y su equipo. El material es parte del sumario que se lleva adelante en una auditoría del MPA a cargo de Maria Cecilia Vranicich.
Quien habla es Laureano Brufal, uno de los analistas del Organismo de Investigaciones, en respuesta a consultas hechas por el abogado Juan Lewis. Antes de eso, Brufal trabajaba para Maria Eugenia Schmuck en el Concejo Municipal de Rosario y fue candidato a concejal de la Unión Cívica Radical en las elecciones de 2015. Consultado sobre cómo se armó el Organismo de Investigaciones, respondió con franqueza: “Los analistas venimos de la política, otros de una relación o un trabajo previo en la Fiscalía, o pasante o practicante, esa es la realidad, nuestra génesis es la política”.

“En su momento llego a la Fiscalia de (Delitos) Económicos y Complejos, que fue el paso previo al Organismo de Investigaciones. Fue en agosto de 2016, por el pullarismo. Y después cuando Mac Cormack decide prescindir de mis servicios paso al OI. Esa es la realidad. Y más de uno de los analistas tienen un tipo de raíz política. En el caso de Facundo (Bomboni) en su momento me manifestó a mí que él era amigo del diputado Cacu Cándido, esa es la realidad”, agregó.

Cabe recordar que Maximiliano Pullaro, ex ministro de Seguridad de la provincia durante la gestión de Miguel Lifschitz, y Juan Cruz Cándido, ex funcionario del área en el mismo período, fueron dos de las voces más críticas de la gestión Sain desde sus bancas de diputados, y quienes primero salieron a hablar de una “empresa criminal dedicada a extorsionar”, lo que llama la atención porque son pruebas que hasta el momento no trascendieron. Tanto Pullaro como Cándido fueron electos por el Frente Progresista en 2019, pero hoy reportan a las filas de Juntos por el Cambio.

“No venimos de un repollo, todos saben de dónde venimos. Hasta que no fuimos personal técnico criminalista éramos contratados del Ministerio de Seguridad, le facturábamos todos los meses al Ministerio de Seguridad”, recordó Brufal.
Lo más interesante de su declaración es la forma en la que ingresaron a formar parte del Poder Judicial. Según relató, Víctor (Moloeznik, Subdirector del OI) y Débora (Cotichini, jefa de Inteligencia Zona Sur del OI) les confirmaron que existía esa posibilidad. “Ahí preguntamos cómo tenía que ser. Nos dijeron que primero teníamos que ser planta del Estado, y que eso ya estaba hablado con Pullaro y Baclini”, sostuvo.

No es la primera vez que la relación entre Pullaro y el fiscal general del Ministerio Público de la Acusación, Jorge Baclini, queda expuesta. En 2017, cuando era Ministro de Seguridad, Pullaro se enteró que habían detenido al comisario Adrián Rodríguez, a quien quería como Jefe de Policía de la Provincia. Pullaro no sabía que su teléfono estaba intervenido por pedido de la justicia, que lo investigaba por querer arreglar ese concurso. “Te vamos a dar las preguntas como en la escuela, papá”, le dijo a Rodríguez en una de sus charlas.

Cuando se anotició de la caída de Rodríguez, y de que él estaba siendo investigado, Pullaro llamó a Baclini. Protestó porque Arietti (Carlos, a cargo de la fiscalía Regional) le había prometido que lo iban a detener pero “después de las elecciones”, para que eso no complicara las posibilidades del Frente Progresista. Minutos después, llamó al entonces gobernador Lifschitz y dejó en claro que Baclini lo contactó por Whatsapp (sin dejar rastros) para ponerlo al tanto de una causa que lo tenía como probable imputado. Un hecho institucional grave: Baclini, en su rol de fiscal general, desde donde debe garantizar la independencia del MPA para avanzar en las causas que lleva adelante, se comunicó con un investigado para advertirle sobre su situación.

Lo que denunció Sain

Hace un tiempo, el ex Ministro de Seguridad y ex Jefe del Organismo de Investigaciones del MPA, desplazado de su cargo por una decisión de la Legislatura, sostuvo que “Pullaro es el jefe político de Baclini” y que la denuncia que terminó con su destitución fue impulsada por “militantes radicales” que responden a Pullaro.

“Mariano Rodríguez Grancelli fue precandidato a concejal por Rosario por el Frente en 2019. Es actual delegado del Comite Nacional de la Unión Cívica Radical en Santa Fe”, dijo, mientras mostraba una foto de él en el Puente Colgante, junto a otros militantes, entre ellos el actual diputado y ex Ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, y el también diputado Juan Cruz Cándido. Hoy ambos están dentro de Juntos por el Cambio.

En esa misma foto aparece Guillermo Gallo, al que describió como “afiliado y militante de la UCR, precandidato del Frente en Villa Cañás mientras era funcionario”. También mostró fotos de él, públicas en redes sociales, impulsando las candidaturas de Antonio Bonfatti y Miguel Lifschitz.

Además mencionó a Natacha Abello, “militante de la Unión Cívica Radical”, y a Facundo Bomboni, “militante de la Unión Cívica Radical de íntima relación con el diputado Juan Cruz Cándido”. “Tuvo cargos de relevancia en el Organismo de Investigaciones”, añadió sobre Bomboni. Por lo que pudo saber Santa Fe Plus, en un momento tuvo bajo su responsabilidad las escuchas de distintas causas judiciales de relevancia.

Los nombres

En el polémico listado de 195 que ingresaron por esta vía al Organismo de Investigaciones que se conformó cuando nació el MPA, había por ejemplo dos sobrinos del fiscal general Baclini: ellos son Ignacio Baclini y Francisco Manuel Lago, ambos trabajan en el MPA. También está Florencia Corbellini, que es hija de Daniel Corbellini (director de la PDI en la gestión de Maximiliano Pullaro como ministro). Otro nombre llamativo es el de la hija de Jose Luis Amaya, jefe de policía de la gestión pullarista en Seguridad.

La lista también incluye a Facundo Bomboni, compañero de facultad del diputado provincial de la UCR, Juan Cruz Candido, de excelente relación con el actual legislador, que acompañó a Pullaro en el Ministerio y ahora es encedido atacante de cualquier cosa que diga Sain o Perotti desde su cuenta de Twitter.

El listado de ingresos sumó a Guillermo Gallo, militante de la UCR y tercer candidato a concejal por el Frente Progresista en Villa Cañas, en la lista que encabezaba Martin Castelli. Pero también había gente de provincias vecinas, pero mismo color de boina, como Mariano Rodriguez Grancelli, militante de la Juventud Radical “Nuevos Vientos” en Entre Rios.
Natasha Abello, por su parte, era correligionaria de Brufal y ambos militaban con Smuck en el Concejo. Betiana Odesti militante de la UCR de Roldan, que ahora es Secretaria de Desarrollo Social en esa localidad y salió del Organismo para asumir ese cargo. Paula Didoménico, que trabajó como analista en el dispotsitivo OJO durante la gestión de Pullaro.

Por fuera de Rosario ingresó Carina Frasinelli Gramajo, hija del histórico senador provincial. Y finalmente, se puede destacar el ingreso de Maria Ludmila Tejeda, hermana de la actual diputada nacional Maria Victoria Tejeda, militante radical de Coronda y actual diputada nacional de Juntos por el Cambio.