El Sindicato de Trabajadores Municipales (Festram) pidió al gobierno provincial iniciar las negociaciones paritarias para aumentar el salario de las trabajadoras y trabajadores de las comunas y municipios de todo el territorio.

“Con nota al Secretario de Integración y Fortalecimiento Institucional José Luis Freyre se pidió al funcionario -responsable de aplicar la Ley 9.996- que convoque en forma inmediata a los representantes de Municipios y Comunas y a FESTRAM, a los fines de iniciar la negociación colectiva para asegurar un incremento salarial que no sólo supere la inflación, sino que recupere el poder adquisitivo de los trabajadores y trabajadoras de las Comunas y Municipios de la Provincia”, publicaron desde el gremio. Además, recordaron que los municipios de Esperanza, Rafaela, Santa Fe y Rosario, junto a la Comuna de Cañada Rosquín, habían firmado en noviembre un compromiso paritario con Festram para iniciar las discusiones salariales en febrero.

A su vez, manifestaron que el último acuerdo paritario de diciembre “dejó claro la existencia de una caída del poder adquisitivo de los trabajadores, en relación al crecimiento de los recursos coparticipados a Municipios y Comunas”.

“Los incrementos inflacionarios mejoraron la recaudación y perjudicaron el salario de los trabajadores. La masa salarial total en diciembre se ubicó en torno a los 5,8 mil millones y la coparticipación en 7,8 mil millones de pesos. La comparación salarial demuestra que el acuerdo paritario 2021 superó la aplicación de la cláusula gatillo, ya que si se hubiera aplicado ese sistema de actualización, la masa salarial se hubiera incrementado sólo en 5,2 mil millones frente a los 5,8 mil millones del acuerdo paritario cerrado para 2021”, señalaron en un comunicado.

Asimismo, en el comunicado advirtieron que el salario de bolsillo promedio ($78.000) en municipios y comunas es inferior a la canasta básica total ($76.200), por lo que “coloca al 50% del sector por debajo de la línea de pobreza y al borde de la indigencia”. “La situación se recrudece en las ciudades más grandes de la provincia, donde la utilización del fraude laboral es disfrazado con pasantías, becarios, monotributos, etc., los que fueron dejados intencionalmente fuera del Salario Mínimo Garantizado que establece paritarias para todos los trabajadores sin excepción y cuyo monto es de $54.000”.

“La representación de Festram aspira a una modificación de la estructura salarial del sector, no sólo para elevar el piso del salario mínimo garantizado superando la inflación, sino también determinando nuevos coeficientes que garanticen una justa proporcionalidad entre las categorías del escalafón (Ley 9286)”, concluyeron desde el gremio.