Las tareas incluyeron la refuncionalización de un galpón abandonado y la ampliación de un salón, para uso de los vecinos. El intendente Jatón recorrió ambos espacios.

Con un presupuesto cercano a los $12 millones, la Municipalidad concluyó los trabajos en las estaciones Villa Teresa y San Agustín. El intendente Emilio Jatón recorrió estos espacios que, a pesar del receso estival, funcionan a pleno. Con la refacción y ampliación de estos dos lugares, se busca garantizar el derecho a la ciudad promoviendo condiciones de integración social y urbana, mediante la mejora de las condiciones urbanas y ambientales, y la provisión de infraestructura y servicios.

La primera parada fue en barrio San Agustín, en Francisco de Aroca y Chaco, donde antes había un gran galpón con sus aberturas tapadas, revoques caídos, el techo deteriorado y un grupo sanitario inconcluso. Ahora, con la puesta a punto, ese espacio será usado como club por parte de los vecinos. Además, se ejecutaron envolventes perimetrales para sumar nuevos patios, se incorporaron sanitarios accesibles, se refuncionalizó la cocina, se reemplazaron elementos de madera y se recuperaron las cubiertas, los cielorrasos y los pisos.

La secretaria de Integración y Economía Social del municipio, Ayelén Dutruel, recorrió junto al mandatario las obras que se ejecutaron y dialogó con vecinos y vecinas. “Estamos a pasitos de finalizar la obra estructural en San Agustín que implicó la puesta en valor, la refacción y la reutilización de varios espacios que estaban en desuso o quedaron por la mitad o con un deterioro importante. Este lugar tiene un salón de usos múltiples con baños, una cocina arreglada y todo un espacio deportivo para que niños y niñas, adultos y jóvenes puedan usarlo”.

“También se hizo el cerramiento de la Estación y la refuncionalización de todos los espacios exteriores. Nos parece muy importante establecer esta relación entre el adentro y el afuera, es decir, que la Estación dialogue con el barrio”, insistió.

Sobre la Estación Villa Teresa (La Pampa al 6300), la funcionaria indicó que se trabajó en la ampliación de un salón, la recuperación de cubiertas, las veredas de acceso, los cruces de calles y la plaza ubicada al oeste, donde se colocarán juegos de niños, nuevas luminarias, bancos, forestación y cancha para deportes, entre otras mejoras.

“Ya está terminada, equipada y funcionando. Con estas dos estaciones en marcha, estamos muy contentos y realmente es un cambio para toda la comunidad de estos barrios. Son obras que implican calidad, porque cada una de las estaciones tiene que ser un espacio bello y equipado como la ciudadanía se merece”.

Espacios de encuentro

Dutruel destacó la importancia de estos dos espacios para la comunidad y manifestó: “Tenemos dos grandes dimensiones de trabajo: una tiene que ver con que las personas puedan referenciarse con estaciones de cuidado, donde puedan dejar a sus hijos mientras hacen algún trabajo o trámite, y otro es un espacio que invita a la convivencia y a  profundizar todo lo que tiene que ver con capacitación laboral, formación en oficios y la participación de los vecinos. Son lugares donde forjamos proyectos en común; todo lo que sucede acá es pensado con el vecino y con la red de instituciones, que nos van marcando las prioridades”.

En este sentido, recordó que en toda la ciudad existen 17 estaciones, abiertas de 9 a 18 horas e invitó a los vecinos a acercarse: “Un equipo los va a recibir y escuchará sus deseos, sus proyectos y los problemas del barrio”.

Cambio total

Flavia Varela trabaja en la Estación San Agustín y contó que “antes no se podía estar en este lugar, no se podía hacer ninguna actividad. Pero ahora, con las obras, el cambio es total. Hasta el momento hay clases de taekwondo aunque la intención es hacer todo tipo de deporte, como vóley, para todas las edades”.

“Estamos muy felices por lo que tenemos y es muy importante para el barrio porque los chicos van a tener este espacio para no estar en la calle”, agregó Flavia.

Susana Quiroz es vecina del barrio y también ponderó los trabajos completados. “Es un cambio muy grande. Los chicos están muy contentos y para mí, que hace 20 años que vivo acá, ver algo nuevo es muy difícil de creer. Este lugar es para todos: para los jóvenes, las mamás, los más chicos y toda la familia. Se convirtió en un lugar de referencia para el barrio”. 

Finalmente indicó que ahora se están programando más actividades para el resto del año, de modo que todos los habitantes de la zona tengan un espacio para acercarse, aprender, hacer algún deporte y capacitarse en un oficio”.