En junio de 2021 la actividad económica provincial, medida por el ICASFe, prácticamente no registró cambio. La tasa mensual fue del 0,05%, y de esta manera el segundo trimestre del año acumuló una leve caída del 0,4%. Sin embargo, compensado por el resultado del primer trimestre, el acumulado para los primeros seis meses de 2021 fue del 1,9%.

La variación interanual del índice coincidente se ubicó en 7,5% en junio de 2021, señalando un nuevo retroceso en el
nivel y ritmo de recuperación que venía mostrando la actividad económica provincial. En este sentido se destaca que, mientras el primer trimestre del año representó un verdadero impulso para el proceso de recuperación de la actividad económica en la provincia, el resultado del segundo período implica una interrupción, en medio del estado de incertidumbre previo a las elecciones de mediano término.

Desde los indicadores, los retrocesos se explican fundamentalmente por series representativas de la inversión en
bienes durables – cemento y patentamiento de vehículos nuevos-, así como también del consumo minorista. Esto, a
pesar de haberse registrado una incipiente recuperación de las remuneraciones reales en línea con el repunte de la
cantidad de empleos registrados.

Al mismo tiempo, algunos indicadores representativos de la agroindustria provincial también mostraron resultados menos favorables, a pesar de los buenos precios internacionales.

Por último, es importante destacar que durante el primer semestre del año se acumuló una inflación del 25,3% que afecta claramente a la estabilidad del sector privado pero que también que también perjudicó el poder de compra de los recursos tributarios de la administración provincial.