El alcalde de Nueva York, el demócrata Bill de Blasio, anunció el lunes que todos los empleados del sector privado en la ciudad más poblada de Estados Unidos estarán sujetos a una vacunación obligatoria contra el coronavirus a partir del 27 de diciembre.

El alcalde va así más lejos que el presidente Joe Biden, cuya orden de vacunación obligatoria, que debía entrar en vigor el 4 de enero pero está actualmente suspendida por la justicia, solo concernía a los trabajadores de las empresas con más de 100 empleados.

“Tenemos Ómicron como un factor nuevo, tenemos el clima más frío, que realmente creará desafíos adicionales con la variante Delta, tenemos reuniones de vacaciones”, enumeró De Blasio a MSNBC el lunes por la mañana.

“En la ciudad de Nueva York hemos decidido utilizar un ataque preventivo para hacer algo realmente audaz para detener el crecimiento del Covid-19 y los peligros que está causando”, aseguró, reportó CNBC.

La ciudad también requerirá un comprobante de vacunación para los niños de 5 a 11 años para los establecimientos cerrados de comidas, entretenimiento y gimnasios, dijo el alcalde.

El estado de Nueva York detectó ya ocho casos de la variante Ómicron, siete en el área de la ciudad de Nueva York y uno en el condado de Suffolk en Long Island.

Los casos de Covid-19 están aumentando en la ciudad de Nueva York, con un promedio de más de 1.500 nuevos contagios diarios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo la semana pasada que los primeros datos sugieren que la variante Ómicron del Covid-19 es más contagiosa que las variantes previas, aunque se necesita más información para determinar si genera cuadros más agresivos.