El mes próximo vence la moratoria previsional, con lo que entre 100.000 y 120.000 mujeres de entre 60 y 64 años podrían quedar sin jubilarse en la segunda mitad del año. Ante esto, el Frente de Todos presentó en el Senado el Plan de Pago de Deuda Previsional, una política de inclusión previsional que permitiría que alrededor de 800.000 personas accedan a su jubilación en su primer año y medio de vigencia. Mientras, el Fondo de la ANSES se expandió a casi US$ 52.000 millones.

En la actualidad hay dos normas vigentes que brindan el marco que permite regularizar distintos períodos de servicio a fin de acceder a una jubilación por moratoria. En primer lugar, la ley 24.476 de 1995 permite regularizar períodos entre enero 1955 y septiembre 1993 tanto a varones como a mujeres que cumplan con la edad jubilatoria. Esta moratoria fue reabierta en el año 2005 con carácter permanente, pero al no actualizarse los períodos regularizables, pierde capacidad con el correr del tiempo.

Un varón que cumple 65 años en 2022, por ejemplo, puede regularizar períodos desde sus 18 años cumplidos en 1975. Con esto necesita tener 12 años con aportes posteriores a 1993 para poder jubilarse por esta ley.

En tanto, una mujer que cumple 60 años en 2022 puede optar por jubilarse por la moratoria por ley 26.970, la cual la habilita a regularizar años hasta 2003. Por ello, necesitaría registrar siete años con servicios con posterioridad a ese momento para poder adherirse. En este caso también puede descontar los años computados por sus hijos e hijas, tal como habilitó la ANSES recientemente.

Ambas moratorias experimentan un proceso de agotamiento paulatino a raíz de que no se actualiza la fecha de corte de los períodos posibles de regularizar. Este fenómeno se refleja en la tendencia descendente en la cantidad de altas por jubilación entre 2016 y 2020, analiza el Observatorio de Políticas Públicas de la UNDAV.

El proyecto de flexibilización de los requisitos para acceder que plantearon senadores del bloque oficialista es celebrado desde ANSES, quienes aclararon a El Destape que toman como “clave que se discuta en el parlamento”. Se trata de un plan de pago de deuda jubilatoria, una para personas que ya tienen cumplida la edad y otra para personas que están a poco de cumplirla pero que no alcanzarán a reunir las tres décadas de aportes requeridos. Caso contrario, el el 23 de julio vence la vigente y todas estas personas se verán obligadas a conformarse con la PUAM, la pensión universal a la que Mauricio Macri relegó a las personas sin todos los aportes a recibir sólo el 80% del haber mínimo.

La destrucción del macrismo del régimen de reparto ahora se traduce en una campaña de desprestigio de la moratoria y de crítica a un déficit previsional. Plantear al sistema como una empresa para abrir el camino a la privatización fue la estrategia que utilizaron durante el gobierno de Cambiemos, en el que pulverizaron el 50% del Fondo de Garantía de Sustentabilidad.

Criticar la sostenibilidad del sistema porque personas se jubilen sin cumplir con la edad se trata de una decisión política, de financiarlo o no. En la actualidad los funcionarios no tratan a la ANSES como una empresa. Más aún, durante la administración del PRO, Emilio Basavilbaso le generó pérdidas al FGS con operaciones denunciadas penalmente y dinero utilizado masivamente durante las campañas electorales, al punto de que terminó con la mitad de su patrimonio.

En todo caso, la búsqueda de integrar a la sociedad al régimen no es excluyente de recuperar y reforzar ese Fondo. El valor de la cartera del FGS ascendió a $ 5,74 billones en el primer trimestre de este año. Aumentó 9,3% respecto a fines del trimestre anterior (en $ 490.000 millones), mientras que 56,4% en la interanual (en $ 2,07 billones).

La subdirección que conduce Lisandro Cleri consiguió reconstruir parte de el FGS, al punto de volver a llevarlo a US$ 51.765 millones, lo que implicó un 29,6% en dólares superior a igual trimestre de 2021 y 1,2% por encima que a fines del trimestre anterior.

El monto se acerca mucho al que había dejado Cristina Kirchner en 2015 y se recuperó casi US$ 12.000 millones respecto al patrimonio con el que Macri se fue de la Presidencia. En diciembre de 2019 había en el Fondo que dirige la ANSES tan solo US$ 39.866 millones, su punto más bajo en años.

Esto el organismo lo consiguió principalmente a través de inversiones en proyectos productivos y de infraestructura, que totalizaron $ 188.000 millones a fin del trimestre. Obtuvo un crecimiento del 18,5% respecto al trimestre anterior y de 170% interanual, al punto en que llegó a equivaler al 3,3% del total del FGS.