Tal como lo anunció el ministro de Seguridad, Jorge Lagna, luego de la reunión del Consejo de Seguridad Urbana la semana pasada, esta mañana salió el decreto mediante el cual se autoriza a la Policía provincial a secuestrar motos en ocasión que el conductor no presente los documentos que acrediten la titularidad del motovehículo.

La retención de las motos podrían concretarse en procedimientos que la fuerza de seguridad provincial realice en el marco de prevenir “la comisión de delitos y el resguardo de las personas y sus bienes”, reza el documento firmado por el propio Lagna y el Gobernador, Omar Perotti.

Luego del secuestro de los moto vehículos, intervendrá la Agencia Provincial de Seguridad Vial y será el personal de este organismo quien coordine con autoridades de las comunas y municipios para la correcta aplicación de la norma.

La medida había sido anticipada en la última reunión del Consejo de Seguridad, en el cual los funcionarios provinciales hicieron especial hincapié en su preocupación por combatir a los motochorros, ya que en Santa Fe el tema tiene “particularidades que no tiene en otros lados”, tal como que “en el 70% de los delitos se utiliza como escape un motovehículo”.

Ante esta situación, el ministro de Seguridad, Jorge Lagna anunció que actualmente estaba “en revisión” un decreto que buscaría “dar atribuciones a la Policía en el tema de tránsito”, es decir, atribuciones “de carácter municipal”. El mismo será similar a una normativa que ya aplica Entre Ríos y habilitará a los uniformados a interceptar motovehículos y secuestrarlos.