Desde hace unos días, Santa Fe registra un aumento sostenido de casos de coronavirus. Y desde el gobierno se encendieron algunas alertas, sobre todo, ante el brote en la vecina Córdoba y la suba de contagios también en Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que suele ser una referencia. En tal sentido, el gobernador Omar Perotti y la ministra de Salud, Sonia Martorano, defendieron el pase sanitario para no tener que realizar restricciones, e instaron a la vacunación y a volver a la senda del cuidado.

“Este pase no tiene nada de restrictivo, es un pase habilitante; si no, con la foto que voy viendo, hoy estaríamos planteando restricciones, bajar el aforo”, advirtió la ministra de Salud, en contacto, junto con el gobernador.

“No tenemos por qué volver a encerrarnos y tener menos actividades si hacemos las cosas bien”, agregó Perotti.

“Vamos probando de sostener, si miro la foto, la cosa está muy compleja”, insistió Martorano que apeló a completar esquemas. Señaló que hay unas 200 mil personas en Santa Fe que no se dieron la segunda dosis, lo que demuestra que no están en contra de la vacuna, pero no han completado la inmunización. Si se inocularan, calculó la ministra, la provincia tendría una cobertura epidemiológica por arriba del 80 por ciento.