El ex ministro de Defensa, Agustín Rossi, oficializó este martes su renuncia a esa cartera y aseguró que seguirá “acompañando las políticas del gobierno” del presidente Alberto Fernández.

“Con las mismas ideas, convicciones y sueños de siempre, desde el lugar en el que me toque estar, seguiré acompañando las políticas del gobierno de @alferdez y @CFKArgentina”, escribió Rossi en su cuenta de Twitter.

Y adjuntó la carta de renuncia, en la cual recordó: “Cuando asumimos la gestión, en diciembre de 2019, sabíamos que teníamos desafíos importantes, pero no imaginábamos que nos tocaría gestionar en medio de una pandemia como la que estamos atravesando”.

“Me enorgullece haber acompañado su gestión cumpliendo, en muy poco tiempo y en un contexto difícil, con lo indicado por usted logrando objetivos en pos de la mejora y desarrollo de las instituciones militares”, prosiguió.

Rossi destacó “tres hitos alcanzados durante este año y siete meses de trabajo conjunto entre todo el equipo del Ministerio de Defensa, sus organismos, empresas, servicios, institutos y las Fuerzas Armadas”.

Enumeró en primer lugar la “histórica la decisión de regularizar los haberes del personal militar por la que se incorporó el salario del personal militar en actividad y retirado la totalidad de los suplementos no remunerativos que estaban judicializados, respondiendo así a una demanda histórica y resolviendo un problema que existía desde hace más de 30 años, para terminar definitivamente con las inequidades y desigualdades generadas al interior de las Fuerzas Armadas por las diferencia existentes en los haberes”.

En segundo lugar, la creación del Fondo Nacional de Defensa que “permitió dar un horizonte de futuro al conjunto de las Fuerzas en general, y en particular a los y las jóvenes que hoy ingresan a las Fuerzas Armadas. Por primera vez en la historia Argentina existe un Fondo específico para financiar el reequipamiento de las Fuerzas Armadas que, al mismo tiempo, impulsa el desarrollo de la industria nacional de la defensa”.

En tercer lugar, la planificación y ejecución de la ‘Operación General Manuel Belgrano I y II’ que es la respuesta construida “entre todos y todas” desde “el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas ante el desafío que nos impone esta emergencia sanitaria por Covid-19”.

“Siguiendo los lineamientos que usted nos indicó, hemos puesto todas las capacidades de las Fuerzas Armadas a disposición de la lucha contra Covid-19. Desde el 19 de marzo de 2020 las Fuerzas Armadas Argentinas se encuentran realizando el despliegue militar más importante desde la recuperación de la democracia, brindando apoyo logístico y ayuda humanitaria para llegar a cada lugar de nuestro territorio donde se necesita”, explicó.

Para Rossi, “la conducción política de la defensa es generar la sinergia necesaria para saber cuáles son las responsabilidades de cada uno y en función de ello lograr los objetivos que la política señala”.

“Los logros alcanzados solo fueron posibles y pudimos concretarlos porque contamos con su pleno apoyo y el acompañamiento de la vicepresidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner”, sostuvo el exfuncionario.

Según Rossi, “el rol que se ha construido de estas Fuerzas Armadas solidarias, integradas a la sociedad, consustanciadas con la democracia y el respeto a los derechos humanos, es un rol que las Fuerzas Armadas Argentinas no deben dejar atrás”.

“En lo personal, esta ha sido una experiencia de gestión y trabajo maravillosa que me la llevaré como una de las mejores experiencias de mi vida política”, indicó, y agregó: “La renuncia al cargo no significa de ninguna manera renunciar a las ideas, convicciones y sueños que compartimos”.

Siempre estaré acompañando a la gestión de este gobierno desde el lugar en el cual me toque estar”, y se mostró “agradecido por la oportunidad y la confianza”, concluyó.