Salud habilitó el ibuprofeno inhalado para pacientes con coronavirus

Read Time:2 Minute, 13 Second

Luego de que en los últimos días crecieran las presiones de médicos y científicos (incluso investigadores de Conicet enviaron una carta a las autoridades sanitarias provinciales) para que se pueda aplicar en Santa Fe el tratamiento experimental con ibuprofeno inhalado que ya se utiliza en otras provincias, el Ministerio de Salud trabajaba este jueves en la reglamentación de la autorización.

Buenos Aires, Córdoba, La Rioja y Jujuy ya lo aplican en pacientes con síntomas respiratorios moderados y severos de Covid-19.

En Santa Fe fuentes oficiales adelantaron que Salud trabajaba en al reglamentación de la autorización y hasta en el Senado provincial dos legisladores que la habían pedido hicieron público su agradecimiento a la ministra Sonia Martorano.

La terapia que tiene como base al ibuprofeno tiene varios años y surgió en Córdoba. Es una de las “herramientas” que algunos equipos médicos del país utilizan en esta pandemia, como lo es también el plasma de personas recuperadas. En la mayoría de las provincias no se dio el OK al uso del ibuprofeno inhalado y eso generó malestar en parte de la población que se manifiesta en forma constante en redes sociales o por whatsapp a favor de su uso, ante el crecimiento de los casos de Covid-19 y el temor que la enfermedad genera.

Este ibuprofeno no es el clásico ibuprofeno que se compra en la farmacia sino que es una molécula especialmente diseñada para colocar en los nebulizadores. “No se consigue a la vuelta de la esquina, para usarla necesitamos del apoyo de los investigadores que la desarrollaron en Córdoba”, explicó un médico rosarino.

Con el avance de la pandemia, los cordobeses empezaron a probarla en personas con cuadros moderados o severos de Covid-19 y otras provincias se sumaron. Beltramo declaró a distintos medios de comunicación que “se observa un efecto rápido y los pacientes se empiezan a sentir bien en forma casi inmediata”.

Tanto la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) como la Anmat en la Argentina, permiten que los laboratorios proporcionen medicamentos experimentales a personas que no están incluidas en ensayos clínicos. Esto se denomina uso compasivo. El mayor problema radica en que conseguir el acceso a medicamentos todavía no aprobados por medio de una solicitud de uso compasivo puede ser un proceso prolongado y difícil.

Si alguien necesita acceder a un tratamiento experimental es el médico el que debe solicitarlo.

Generalmente deben cumplirse determinados criterios, entre ellos que la enfermedad que atraviesa el individuo sea grave o potencialmente fatal, que requiera inmediata atención y que no haya tratamientos específicos disponibles o los que existan no le hayan dado resultado.