Un adolescente de 19 años fue retenido por vecinos en barrio Mayoraz por un robo que habría perpetrado en un domicilio de J. P. López al 2700, en las últimas horas del miércoles.

A raíz de un aviso a la central de emergencias 911, efectivos policiales se hicieron presentes en San Jerónimo y Hernandarias, donde un grupo de personas lo habían reducido.

Debido a la tensión producida en los vecinos, que querían lincharlo, procedieron a subirlo al patrullero para trasladarlo hasta sede policial. 

Pero en el camino, en inmediaciones de Aristóbulo del Valle y Salvador del Carril, detuvieron la marcha, buscaron un testigo y procedieron a requisar al delincuente.

Fue en ese momento cuando encontraron entre sus ropas la suma de 2.500 dólares estadounidense, que quedaron secuestrados junto a su celular.

Al llegar a la dependencia policial, se presentó la víctima, una mujer de 53 años, quien denunció haber sido abordada por dos sujetos al llegar a su casa, y que previo agredirla físicamente y exhibirle un arma de fuego, le sustrajeron 3.500 dólares y una notebook. 

Los policías comunicaron lo actuado al fiscal Estanislao Giavedoni, quien dispuso que las actuaciones prosigan en la comisaria 11 de la URI, como así también que se identifique dactiloscópicamente por el delito de robo calificado.