La propuesta cultural y educativa de Vereda para Jugar se desarrollará a partir de este jueves en Estaciones y Jardines Municipales. Los encuentros comienzan en Loyola Sur y en Villa Hipódromo, y seguirán con un circuito que alcanza a ocho barrios de la ciudad.

“Recuperar espacios para el encuentro de vecinas y vecinos de todas las edades, especialmente en barrios que no cuentan con esa infraestructura”. Con esa premisa, la Municipalidad lleva adelante el proyecto Vereda para Jugar, a partir de inquietudes planteadas por las redes de instituciones barriales y enmarcado en el Plan Integrar, que en una primera etapa -entre 2020 y 2021- implicó intervenciones y mejoras en las veredas que vinculan los Jardines Municipales y las Estaciones en Loyola Sur y en Villa Hipódromo. 

A esos espacios se incorporaron de manera permanente rayuelas y tableros de ajedrez y de ta-te-ti en grandes dimensiones, a los que se suman otros juegos y actividades itinerantes. En el marco de Verano Capital, esta propuesta se realizará a lo largo de ocho fechas, comenzando este jueves 20 de enero, de 10 a 12 horas, en José Pedroni y Furlong, en el barrio Loyola Sur. El viernes 21, a la misma hora, será el encuentro en la Estación y en el Jardín de Villa Hipódromo, ubicados en Roque Sáenz Peña 6150. 

Vereda para Jugar continuará, de 10 a 12 horas, en los siguientes días y horarios:

  • Jueves 27/01, en el Jardín de Varadero Sarsotti (Benteveo y Hornero)
  • Viernes 28/01, en la Estación y en el Jardín Facundo Zuviría (Facundo Zuviría 8100)
  • Jueves 3/02, en el Jardín de La Guardia (Roberto Moyano S/N)
  • Viernes 4/02, en el Jardín de San Lorenzo (Juan Díaz de Solís 1410)
  • Jueves 10/02, en la Estación y en el Jardín de San Agustín (Aroca y Chaco)
  • Viernes 11/02, en el Jardín Roca (Callejón Roca y Rivadavia)

Vale aclarar que la actividad se suspende en caso de lluvia.

La subsecretaria de Gestión Educativa y Cultural del municipio, Huaira Basaber, remarcó que la propuesta es siempre lúdica y sin exigencias en cuanto al tiempo. “Cada niña, cada niño puede elegir dónde quiere estar y permanecer el tiempo que quiera. La vereda es patrimonio de la convivencia y patria de las infancias. Lo que subraya este proyecto es que ese espacio pertenece a la comunidad y es para habitarlo”, aseguró. 

En cada encuentro se podrán realizar pequeñas piezas de cerámica en la mesa del barro, bordar banderines de tela, hacer estrellas de papel y confeccionar títeres para imaginar escenas o contar historias. Se proponen, también, espacios de lectura y otros para coleccionar herbarios, como así también juegos con el cuerpo, como saltar el elástico o la soga.

Aprender disfrutando

Las actividades fueron pensadas para facilitar el encuentro entre generaciones. Desde sus inicios, Vereda para Jugar convoca a familias que se acercan a compartir ese momento, como ocurre con el espacio donde se aprende a trabajar el barro, que en San Lorenzo impulsó la organización de un taller de esmaltado de cerámica. 

“Estas experiencias, que empezaron en la vereda, se fueron ramificando al interior del Jardín, que empezó a tener otra vinculación con el barrio. Muchas personas nos dicen que no conocían el Jardín por dentro, que no sabían cómo era. Lo que se fue generando es otra forma de habitar estos espacios públicos. Las familias se volvieron a vincular con estos lugares que permiten el encuentro al aire libre en el contexto de la pandemia de Covid, en un escenario para la educación al paso y con experiencias que denominamos ‘pedagogías culturales’ porque permiten aprender disfrutando”, aseveró la subsecretaria.

Basaber indicó que los juegos son comunitarios, siempre siguiendo los protocolos vigentes de sostener la distancia física, pero sin perder de vista que el objetivo central de cada encuentro es seguir construyendo ciudadanía. Y agregó: “Vereda para Jugar es un servicio pedagógico, social y cultural para la ciudadanía para interactuar en un momento crítico a nivel social”.