Un delincuente ingresó armado a una casa de Avellaneda al 3000, en barrio Candioti, cuando la familia entraba el vehículo durante las primeras horas de este martes. Golpeó al hombre con la culata del arma, la pareja forcejeó con el intruso y el arma de fuego se destrozó. Los vecinos oyeron los pedidos de auxilio de la mujer, que está embarazada de seis meses, y que además se encontraba con la hija de la pareja de 5 años, y llamaron al 911.

El ladrón intentó escapar en el auto en el que se desplazaba pero no arrancó, por lo que terminó corriendo del lugar sin lograr su cometido. El vehículo quedó abandonado a metros de la casa, la Policía dio aviso al fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, Sebastian Szeifert, quien ordenó la realización de los peritajes criminalísticos de rigor, que fueron ejecutados por los agentes del área Científica de la Agencia de Investigación Criminal (AIC).

Las víctimas fueron trasladadas al Hospital Cullen, donde constataron que el hombre tenía algunos cortes producto de los golpes y la mujer un dedo quebrado. Además, le realizaron una ecografía para  controlar el estado del bebe. El hombre relató que hace tres meses sufrieron un hecho similar cuando salió a sacar la basura.