Trabajadores del hospital Pami I de Rosario piden la urgente instalación de un container refrigerado ante el colapso de la morgue del lugar,  panorama similar a lo que atravesó el de Granadero Baigorria en el medio de una creciente ola de contagios y muertes de personas con coronavirus.

Ante esta situación, en la sala de Ecografía del policlínico que atiende a afiliados de Pami tuvieron que improvisar un depósito con aire acondicionado para conservar los cuerpos hasta que puedan ser retirados.“En este momento tenemos un montón de fallecidos y ya no tenemos dónde ponerlos porque las casas funerarias no los vienen a buscar porque no quieren tenerlos allí, ya que los dos crematorios que hay en la ciudad están desbordados”, sostuvo el dirigente de ATE y delegado de la Junta Interna del PAMI I, Guillermo Grand, en diálogo con los medios.
Y agregó: “Tenemos óbitos en los pisos, en lo que fue la zona de ecografía o en los pasillos. A veces están tardando más de dos días en llevarse los cuerpos. Hasta el sábado pasado, que metieron una obra de emergencia, en una de las salas se separaba pacientes Covid de los No Covid con un nylon tipo cortina de baño. Y encima el director del Policlínico está con licencia por stress y se demoran las compras hospitalarias. La sensación es que estamos a la deriva”.

“En la morgue hay capacidad para cinco cuerpos y ya se acumularon diez, sumados a los que están en Ecografía con aire acondicionado como para preservarlos hasta que puedan retirarlos”, manifestó.
Para Grand, la saturación del sistema sanitario explica”El problema es que hace años que no se invierte en infraestructura y los años de macrismo junto a la pandemia terminaron por desbordar la estructura local”.