De no mediar cambios de último momento, el gobernador Omar Perotti y sus pares de todo el país mantendrán este jueves una reunión virtual con el presidente, Alberto Fernández, en la que se buscará el mayor consenso para avanzar en restricciones que atemperen el ascenso de la curva de contagios de coronavirus. Las medidas se darán a conocer el viernes y tienen a la movilidad nocturna y a las reuniones sociales bajo la lupa. La idea es que durante la noche se movilice la menor cantidad de gente posible, que los encuentros afectivos sean reducidos (se habla de no más de 10 personas) y que las restricciones sean por 15 días.

Según detallaron fuentes del gobierno nacional, “el objetivo central es no afectar la actividad comercial e industrial y enfocarse básicamente en disminuir las reuniones sociales y las actividades de ocio”.

No obstante, dejaron en claro que luego de esa reunión será cada jurisdicción la que ejecutará las medidas pertinentes. En esta provincia el ascenso de casos de Covid enciende luces de alerta y ubica a Rosario como uno de los distritos del país donde la segunda ola está avanzando con mayor velocidad.

Es más, el domingo pasado, en la reunión virtual del Consejo Federal de Salud (Cofesa), ámbito en el que confluyen todos los ministros del área de las provincias, se coincidió en asegurar que “la segunda ola de contagios es un hecho” y se subrayó como de vital importancia tomar medidas para evitar que se sature el sistema sanitario.

En la provincia las fuentes consultadas coincidieron en señalar que la situación económica y social no permiten avanzar en restricciones que golpeen a la industria y los comercios. No obstante, admitieron que disminuir la circulación nocturna derivaría en una reducción de reuniones sociales, que es donde se están produciendo los contagios, ya que allí la gente se relaja y olvida los cuidados sanitarios.

Clases presenciales

La idea central que maneja el gobierno nacional es cuidar la actividad económica y la presencialidad en las escuelas. “Los colegios son ámbitos en los que no se están produciendo contagios y por eso se va a mantener la presencialidad hasta tanto la evidencia científica demuestre lo contrario”, precisaron voceros de Nación.

En cuanto a la restricción de la movilidad nocturna, a nivel local no está cerrando que los fines de semana y vísperas de feriado la actividad de los bares se extienda hasta las 2.30 de la madrugada y todo indica que las persianas podrían llegar a bajarse a partir de la medianoche.

Hay datos que le fruncen el ceño a los expertos e infectólogos que asesoran al gobernador: el país vivió este martes una jornada récord de contagios desde que comenzó la pandemia, con más de 20 mil infectados, y Rosario sumó más de 500, cuando no hace más de quince días apenas superaba el centenar.

Algo es seguro, provincia y ciudad de Buenos Aires empezaron este martes a mostrar sus cartas en cuanto a restricciones y hay localidades que ya suspendieron eventos culturales y deportivos. Antecedentes de una decisión que en Santa Fe tendrá sus ribetes particulares pero que, de acuerdo a las fuentes consultadas, se tomará a más tardar el sábado.

“La idea es que primero el gobernador tenga la reunión con el presidente, luego habrá una ronda de consultas con expertos y recién ahí se tomarán las decisiones de restringir algunas actividades puntuales, siempre con la premisa de cuidar la economía”, puntualizó este martes a la noche una fuente con estrecha llegada al despacho del gobernador.

Por lo pronto, las próximas horas serán determinantes ya que el decreto de necesidad y urgencia (DNU) del presidente deberá conocerse el viernes, fecha en el que vence el anterior que fijó algunas particularidades en el marco de la pandemia.