El Gobierno nacional desmintió este miércoles haber rechazado el envío de vacunas Pfizer contra el coronavirus a través del mecanismo Covax, en tanto la ministra de Salud, Carla Vizzotti, criticó el “uso político” de la pandemia y del tema de la compra de vacunas, y pidió que ciertos sectores “bajen la tensión y la obsesión que tienen” con esa farmacéutica.

En conferencia de prensa en Casa de Gobierno, Vizzotti leyó este miércoles la carta aclaratoria que le envió esta mañana Santiago Cornejo, titular para América Latina de Covax y aseguró: “No nos van a correr un centímetro de ese eje que es vacunar y bajar los casos”.

“Vamos a informar y desmentir todo lo que sea necesario. Para este Gobierno, la salud es prioritaria y necesitamos poder saltar este uso político que se está haciendo de la pandemia y de la vacunación“, dijo la titular de la cartera sanitaria.

Vizzotti afirmó que la “enoja” y “angustia” la difusión de falsas noticias que sostienen que la Argentina descartó la opción de adquirir -por vía bilateral o a través del sistema Covax- el fármaco producido por Pfizer, y advirtió sobre el impacto negativo que ese tipo de información tiene sobre la ciudadanía.

En ese marco, la ministra pidió a los distintos actores políticos que “bajen la tensión y bajen la obsesión que tienen” con la vacuna de origen estadounidense. “Esto es gravísimo; no puede volver a suceder. Tiene un impacto, porque en el medio hay gente. Necesitamos pedirle a cada actor que bajen la tensión y bajen la obsesión que tienen con Pfizer. La Argentina quiere comprar la vacuna de Pfizer. La empresa quiere venderla y estamos trabajando para eso”, dijo la ministra esta mañana en la rueda de prensa.

“¿Qué país va a decir que no a una vacuna?”, se preguntó Vizzotti y señaló, con foco especial en la oposición, que el tiempo que se usa para tener que desmentir informaciones falsas se pierde para negociar la llegada de nuevas dosis.