El Gobierno nacional se prepara por estas horas para emitir un nuevo DNU para renovar las medidas de aislamiento frente a la segunda ola de coronavirus, que regiría desde el próximo sábado, ante las “pocas posibilidades” de aprobar antes del viernes el proyecto de “emergencia Covid”.

Así lo indicaron a NA fuentes oficiales, que detallaron que hay “pocas posibilidades” de que se apruebe en la Cámara de Diputados la ley que propone una serie de parámetros epidemiológicos para aplicar restricciones ante la pandemia. En ese marco, fuentes parlamentarias del oficialismo precisaron a Noticias Argentinas que ya cuentan con los votos necesarios para convertir el proyecto en ley, pero ante demoras operativas “no se puede confirmar que sea el viernes” antes de que venza el DNU.

“Ya están los votos. La ley sale este viernes o el martes de la próxima semana. Lo más probable es la semana que viene”, subrayaron. Además, detallaron que “no se puede confirmar que salga el viernes, porque operativamente no está la certeza de que se llegue con el protocolo de control por PCR a los diputados”.

Fuentes de Casa Rosada precisaron que “si no hubiera una medida excepcional por parte del Gobierno nacional, lo que se haría es prorrogar el decreto 287”.

El DNU 287, que se publicó en el Boletín Oficial el pasado 1 de mayo, estableció cuatro fases sanitarias: zonas de bajo riesgo epidemiológico, de riesgo medio, de alto riesgo y de alarma. En esa línea explicaron que en caso de tener que renovar el DNU vigente, no se realizará ningún anuncio exclusivo sobre este tema, sino que la medida podría ser explicada en el marco de una actividad presidencial.

Respecto de la cantidad de casos, fuentes con despacho en Balcarce 50 afirmaron que “hay un descenso sostenido” en el número de contagios, pero consideraron que “hay que tener cuidado con futuras aperturas para sostener lo conseguido hasta el momento”.

Desde el Gobierno porteño indicaron a NA que se están analizando nuevas aperturas en la Ciudad a partir del próximo sábado, las cuales incluirían flexibilizaciones la atención al público en locales gastronómicos y apertura de gimnasios. Si bien “todo sigue el evaluación y depende de los indicadores epidemiológicos”, la administración porteña analiza por estas horas permitir a los bares y restaurantes la utilización de mesas en el interior del local con un aforo de hasta el 30%.

En tanto, fuentes del Gobierno bonaerense afirmaron a Noticias Argentinas que en la provincia de Buenos Aires “se va a continuar con el sistema de fases”, por lo que “cada municipio continuará en la fase que le corresponde a la incidencia de casos y ocupación de camas de terapia intensiva”. “En la Provincia vamos a seguir con el sistema de fases que tan buenos resultados generó, adaptándonos a los parámetros del DNU nacional”, concluyeron.